Cuidados en la piel del bebé de más de tres meses

Cuidados en la piel del bebé de más de tres meses

Antes de los tres meses la piel del bebé es muy sensible, no ha entrado nunca en contacto con los elementos exteriores, es fina, frágil y permeable y hasta que no pase el tiempo no se hará resistente a las agresiones externas.

A partir de los tres meses la piel del bebé ha entrado en contacto con la mayoría de situaciones y elementos con los que tendrá que convivir, cremas y lociones, tejidos, temperatura ambiente, agua, sol… Pese a todo hay que seguir manteniendo una serie de precauciones porque su piel sigue siendo un delicado órgano que hay que cuidar y proteger.

La protección solar del bebé

Uno de los peores enemigos de la piel, tanto de la de los bebés como de la de los adultos, es el sol. Las radiaciones ultravioletas provocan manchas, envejecimiento de la piel y cáncer. En el caso de los bebés las consecuencias pueden ser todavía peores ya que su organismo produce melanina muy lentamente, aumentando su sensibilidad a las radiaciones solares. La melanina es lo que permite al cuerpo absorber la radicación ultravioleta y transformarla en calor inofensivo, de ahí la importancia de evitar la exposición directa al sol en los bebés.

Es bueno que el bebé reciba luz del sol, pero se debe hacer guardando todas las precauciones. Se le debe aplicar un protector de acción total siempre que salga a la calle, especialmente en la cara que es la zona descubierta. Si es verano debe ir con un gorrito y una sombrilla a fin de evitar que el sol incida de forma directa. Además del sol hay que proteger la piel del bebé del frío y del resto de factores climáticos. Las cremas protectoras serán un buen aliado. También en casa hay que procurar que la temperatura sea adecuada, un calor excesivo o un ambiente muy seco son perjudiciales para el buen estado de la piel.

Junto a los factores ambientales la piel de los bebés es muy sensible a los agentes químicos. Es imprescindible que los jabones y cremas que se utilicen sean neutros e hipoalergénicos para evitar riesgos. Es recomendable también el baño diario, además del efecto relajante que tiene en la mayoría de bebés, sirve para eliminar pieles muertas y mantener al niño correctamente hidratado. Tras el baño se le aplicará la crema mediante un masaje que activa su circulación y ayuda a mantener la piel en buena forma.

La piel en la zona del pañal

Una de las zonas más delicadas de los bebés es la del pañal, el tener que llevar constantemente pañal puede acabar provocando irritaciones. Para la dermatitis del pañal existen cremas específicas, no se recomiendan los polvos de talco porque puede ser inhalado por el bebé y porque tapona los poros de la piel evitando que respire.

Hay que tener cuidado también con los detergentes y otros productos que se utilizan para lavar su ropa. Hay niños que reaccionan ante determinadas sustancias químicas por lo que se recomienda utilizar productos neutros. Los tejidos a su vez deben ser naturales, algodones, lanas… fibras naturales que permitan que la piel del bebé respire.

En cualquier caso ante cualquier anomalía en la piel del bebé hay que consultar con el pediatra.

Foto: Flickr
Referencias: Wikipedia | Medline
Entra en nuestra red social para embarazadas y madres:

Entrar con Facebook

Deja un comentario