Los dientes de leche y su cuidado

Los dientes de leche y su cuidado

A partir de los cuatro meses de edad a los bebés les pueden empezar a salir los primeros dientes de leche, aunque cada niño es diferente y lleva un proceso evolutivo distinto, algunos no estrenarán su primer diente hasta el año. No hay que preocuparse, ningún niño se queda sin dientes.

Esta primera dentadura se denomina primaria, alrededor de los tres años suelen tener la dentadura completa. Serán 20 dientes, primero salen los incisivos inferiores, después los superiores, a continuación los laterales, dos arriba y dos abajo, los siguientes son los primeros molares, un total de cuatro, para acabar alrededor de los 24 meses con los caninos o colmillos. Todavía faltarán los segundos molares con los que llegará a las 20 piezas iniciales, estos saldrán entre los 24 y los 30 meses.

Dentadura temporal hasta los cinco o seis años

Con esta dentadura es con la que van a tener que convivir los niños hasta los cinco o seis años, que es cuando empiezan a caer los primeros para dejar paso a la definitiva que estará del todo establecida en torno a los 14 años. Los dientes de leche tienen así una importante misión ya que crean y mantienen el espacio para los que vendrán detrás, además de su función como trituradores de los alimentos. El proceso de masticación es también muy importante ya que ayuda a que los dientes se desarrollen de forma adecuada y en su posición correcta.

Por todo esto es vital el cuidado de los dientes de leche, para asegurar una dentadura definitiva sin lastres desde el principio. Muchas veces los padres observan caries en los dientes de leche de sus hijos pero como estos se van a caer no acuden al dentista. Esto es un error, los primeros dientes tienen unas características que hacen que avance mucho más rápido la caries, afectado al tejido nervioso y por tanto al diente que subyace. Es necesario acudir al dentista y empastar. Además, las caries molestan a los niños y les impiden una correcta masticación. Pensemos que si se llega al extremo de tener que extraer antes de tiempo el diente de leche el resto ocupará su lugar y se perderá el hueco, lo que afectará a la colocación del resto una vez comience la dentición definitiva.

Cuándo visitar al dentista

Para comprobar que todo es correcto a partir de los dos años podemos realizar la primera visita al dentista, nos indicará la morfología bucal de nuestro hijo e incluso si hay alguna deformación del paladar por el uso de chupete. Esta edad también es buena para iniciar al niño en el uso del cepillo de dientes, de esta forma se empiezan a crear hábitos de higiene adecuados que si aprende de pequeño mantendrá toda su vida. A partir de los 3 años cepillarse los dientes por la mañana y por la noche debe formar parte de su rutina de aseo habitual. Cuando son más mayores podemos enseñarles a utilizar el hilo dental al menos una vez al día y comprar pasta con flúor para fortalecerlos. No hay que olvidar recordarles que los dientes se cepillan de arriba abajo.

En este proceso de cuidar la dentadura no hay que descuidar la alimentación, el abuso de azúcar, golosinas, refrescos y bollería industrial en nada favorece una dentadura sin problemas. Hay que promover desde pequeños una alimentación sana para evitar males mayores, no solo en la boca si no en todo el organismo.

Foto: Flickr
Referencias: Wikipedia | Medline
Entra en nuestra red social para embarazadas y madres:

Entrar con Facebook

Deja un comentario