¿Cuáles son las causas más frecuentes de la pérdida del embarazo?


Cuando un óvulo es fecundado existe la posibilidad de que el embrión que se forme no llegue a desarrollarse. Esta posibilidad de abortos espontáneos es más alta de lo que se cree, ronda el 20%, esto es uno de cada cinco. Es por tanto una de las causas más habituales de pérdida de embarazo.

Se considera que es un aborto espontáneo si se produce antes de la semana 20, a partir de ahí se valora como parto en el que el bebé nace muerto. De todas formas lo más frecuente es que estos abortos se den antes de la semana 12.

Es una experiencia muy dura

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la pérdida del embarazo?

Es una experiencia muy dura para la mujer que en muchas ocasiones se siente culpable. Lo cierto es que poco puede hacer para evitarlo dado que el principal factor que causa el aborto es un defecto cromosómico en el feto. Esto no indica que los padres tengan algún problema para concebir, solo que ese óvulo o el esperma son defectuosos. En el caso de que los abortos sean recurrentes o que la pérdida sea en el segundo trimestre habría que estudiar otros factores como la fertilidad de la pareja o si hay algún problema en el útero de la mujer.

Durante las primeras semanas de embarazo habrá que estar alerta y ante la presencia de cualquier sangrado, calambres o dolores abdominales acudir al médico ya que las posibilidades de que se trate de un aborto son elevadas.

Los abortos que se produce en los tres primeros meses, por ser relativamente habituales no son estudiados a fondo por los médicos, así no es sencillo determinar las causas. Lo que si se sabe es que existen una serie de factores de riesgo que incrementan las posibilidades de que este aborto se produzca.

Causas frecuentes de pérdidas del embarazo

Fumar en el embarazo, exponerse a productos tóxicos, embarazos múltiples, diabetes no controlada, enfermedades crónicas, edad avanzada, padecer fiebre alta o problemas uterinos son los factores más habituales cuando se dan casos de abortos espontáneos.

Hay algunos de ellos que no se pueden evitar, sobretodo los referidos a la salud, pero sabiendo que existe ese riesgo la mujer debe llevar un mayor control con el fin de minimizar en lo posible el riesgo. En el caso de otros factores se trata de evitarlos, no hay que fumar, ni exponerse a situaciones ambientales peligrosas, hay que mantener además una dieta sana y equilibrada, no beber alcohol, hacer ejercicio de forma moderada y someterse a todos los controles médicos.

Son medidas preventivas que si bien en ocasiones no serán suficiente, servirán para que la mujer no se sienta culpable sabiendo que ha hecho todo lo que estaba en su mano para que el embarazo llegara a término.

Además del aborto espontáneo la pérdida del embarazo se puede producir también por embarazos ectópicos, aquellos que tienen lugar fuera del útero. En estos casos también es poco lo que se puede hacer para evitarlo.

Más allá de cuidarse y llevar un adecuado control médico en la mayoría de ocasiones los abortos serán difíciles de evitar.

Foto: Flickr


Referencias: Wikipedia | Medline

Especiales que te interesan:



¡Ya somos más de 70.000 fans! ¡Únete!

Deja un comentario