Varicela en el embarazo

Varicela en el embarazo

La varicela es una de las infecciones más habituales en niños, pero también se da en personas mayores. Su contagio puede tener consecuencias importantes si se da en mujeres embarazadas y, sobretodo, dependiendo de la fase de la gestación en que se encuentren.

La varicela es una infección vírica de origen exclusivamente humano y que es sumamente contagiosa. En la actualidad la padecen 2 mil mujeres embarazadas a lo largo del año, según diversos estudios médicos. Se transmite por vía respiratoria en todos los casos, menos de madre a hijo, en cuyo caso el feto lo absorberá a través de la placenta.

Los síntomas de la varicela

Un enfermo que se haya contagiado de varicela incubará el virus entre 12 y 20 días, sin mostrar ningún tipo de síntoma. Cuando deja de incubar la varicela, el paciente con esta enfermedad, pasa por un breve período de tiempo en el que tiene síntomas que se podrían confundir con los de otras enfermedades, como fiebre poco elevada, cefaleas, anorexia, vómitos.

El síntoma más evidente de la varicela es la aparición de pequeñas ampollas que tienen en su interior un líquido claro, y que desaparecen en unos 6 días.

La varicela en el embarazo

La mayoría de adultos están inmunizados contra la varicela, con lo que esta enfermedad tiene poca incidencia entre mujeres embarazadas. De todas maneras, sus consecuencias pueden ser importantes, dependiendo del momento del embarazo en el que se produce el contagio. Si ocurre antes de la 13 semana de gestación, es muy difícil que conlleve problemas importantes para el feto. De todos modos, los médicos administran una medicación para intentar que la madre no padezca complicaciones de la varicela, como la neumonía.

Si la madre contrae la varicela pocos días antes del parto, se administra al bebé gamaglobulina específica hiperinmune contra la varicela zoster a modo de prevención.

La prevención de la varicela

La mejor manera de que una mujer embarazada no pueda tener la varicela es que haya estado vacunada, o que ya la haya pasado con anterioridad. En los dos casos, estará inmunizada contra un posible contagio.

Evidentemente, una futura madre que esté en riesgo de contraer esta enfermedad vírica, debe evitar cualquier contacto con personas que tengan varicela.

Si se sospecha que se tiene la varicela…

Si una mujer embarazada cree que padece síntomas de varicela debe contactar tan pronto como pueda con su médico, evitando ir a la consulta para no contagiar a nadie más. El médico irá a su casa, y muy probablemente le recetará aciclovir intravenoso, como prevención de la aparición de complicaciones en la salud de la futura madre.

Riesgos de la varicela para el feto

Cuanto más cerca del parto una mujer contrae la varicela, más oportunidades hay de que el bebé tenga complicaciones serias en el parto y pueda, incluso, llegar a morir en los casos más extremos.

Una de las peores consecuencias para el feto, si su madre padece varicela durante su embarazo, es que puede nacer con defectos genéticos tan importantes como defectos de músculos y huesos, malformaciones y parálisis de las extremidades, ceguera, convulsiones y retraso mental.

Foto: Flickr
Referencias: Wikipedia | Medline

Deja un comentario