Estimulación prenatal

Estimulación prenatal

Por norma general al hablar de estimulación pensamos en el proceso mediante el cual se llevan a cabo una serie de pautas o técnicas para ayudar a que el niño alcance su máximo desarrollo. Pero este proceso se puede aplicar incluso antes de que el bebé haya nacido, es lo que se conoce como estimulación prenatal.

De lo que se trata con la estimulación prenatal es de fomentar en el feto capacidades y habilidades de tipo social, físico, emocional y mental. La pregunta es si esto se puede hacer ya desde dentro del útero. Los estudios han demostrado que antes del primer mes de gestación se empiezan a dar las primeras conexiones sinápticas entre las neuronas del cerebro, esta activación, que está ya consolidada en torno al quinto mes de gestación, es lo que va a permitir que el niño reciba todos los estímulos que sus padres quieran ofrecerle. Si el niño recibe estímulos adecuados las conexiones y el trabajo de las neuronas se verá a su vez incrementado.

Se trata sobretodo de incrementar el apego

No se trata de enseñar nada al niño, lo que este tiene que notar para que su desarrollo sea positivo es básicamente el amor de su madre y el cariño de su entorno. El feto siente el amor o el rechazo, así como las reacciones de estrés o estados ansiosos que sufre su progenitora, incluso estas sensaciones pueden afectar a su desarrollo. Hay varias investigaciones que lo confirman, una de las primeras se llevó a cabo en mujeres embarazadas cuyos maridos habían muerto durante la guerra. Recibir esta noticia y el hondo pesar que les causó, afectó a sus hijos no natos, bajo peso, carácter irritable y tendencias depresivas fueron algunos de los síntomas que mostraron.

Pero no solo es importante el estado de la madre para el bienestar del feto, los estímulos que recibe del exterior pueden ser también una buena herramienta para ayudarle en su desarrollo ya desde antes de nacer. Hay varios tipos, por un lado estaría la estimulación táctil, los masajes en el abdomen serían el ejemplo Estos movimientos son captados por el líquido amniótico llegando así hasta la piel de bebé, produciéndole nuevas sensaciones, lo que notaremos por su movimiento.

Estimulación visual y auditiva

Por otro lado está la estimulación visual, se practica utilizando focos de luz, que son percibidos a partir de cuarto mes, los cambios en la luz estimulan la retina del bebé, ayudándole a discriminar. Otro tipo de técnicas serían las auditivas, hablar al niño es muy importante desde el primer momento, no solo la madre, también el padre o el resto de la familia puede comunicarse con él, además de discriminar las voces, empieza a distinguir los tonos y los estados emocionales. La música será otro elemento muy importante en la estimulación prenatal. Se ha demostrado que el bebé recibe con agrado estas melodías, especialmente la música clásica e incluso que la recuerda cuando la escucha ya fuera del útero.

Si nos damos cuenta, prácticamente todas las actividades que desarrolla una mujer embarazada en su vida diaria sirven de estímulo al feto, incluso el movimiento de la madre le ayudará en el desarrollo del equilibrio. Por lo tanto, se trata de que estos estímulos sean positivos en su mayor parte. Un entorno seguro, confiado, de cariño y una madre con pensamientos positivos darán como resultado un bebé seguro de si mismo y emocionalmente sano.

Foto: Flickr
Referencias: Wikipedia | Medline

Deja un comentario