Las contracciones Braxton Hicks


Cualquier dolor en el abdomen, es síntoma de alarma para una mujer embaraza, sobre todo si es primeriza. Las temidas contracciones son un indicativo de inicio de parto que muchas veces desembocan en nerviosismo y ansiedad para la futura mamá que no sabe cómo actuar. Sin embargo, no siempre es necesario preocuparse ni salir corriendo hacia el hospital ya que existen otro tipo de contracciones durante el embarazo que no nos indican que estemos de parto, éstas son las contracciones Braxton Hicks.

Debido a que existen diferentes tipos de contracciones, es importante conocer sus características para poder diferenciarlas y actuar en consecuencia de cada una.

¿Cómo son las contracciones Braxton Hicks?

Las contracciones Braxton Hicks

Las Braxton Hicks son contracciones cuya finalidad es la maduración del cuello del útero para favorecer la dilatación en el parto. El útero, necesita cierto entrenamiento para soportar el trabajo del parto ya que ese día deberá contraerse por un periodo de aproximadamente 9 horas.

Las contracciones Braxton Hicks preparan el útero para el momento del parto.

A partir de la 20-30 semana, pueden aparecer contracciones que las embarazadas suelen describir como molestas o poco dolorosas, que abarcan todo el útero, que producen sensación de tensión y endurecimiento abdominal. Suelen durar alrededor de 30 segundos y su frecuencia es muy variable, pueden aparecer 1 cada 10 minutos y luego presentarse 2 o 3 en una hora, sin aumentar en intensidad. Finalmente, estas contracciones ceden con el reposo.

Las contracciones Braxton Hicks pueden presentarse hasta el final del embarazo, es importante distinguirlas de las contracciones de parto y no alarmarse por ellas.

¿Cómo diferenciarlas de las contracciones de parto?

Las contracciones de parto:

– NO ceden con el reposo.

– SÍ son dolorosas , el dolor aumenta en intensidad conforme pasa el tiempo.

– Permanecen durante horas.

– Provocan dilatación del cuello del útero, acompañado de moco vaginal sanguinolento.

Las diferencias más claras son en la frecuencia de presentación y la progresión de la intensidad del dolor. Siempre que no se de una frecuencia rítmica y el dolor no se intensifique, sino que descienda hasta desaparecer con el reposo, estaremos ante las contracciones Braxton Hicks.

¿Qué hacer cuando se sienten contracciones Braxton Hicks?

Cuando durante el embarazo se sienten contracciones, lo primero que se debe hacer, es medir la duración y frecuencia de las mismas para determinar si estamos ante contracciones de parto o no. Una vez confirmado que estamos teniendo contracciones Braxton Hicks podemos:

– Mantener reposo en decúbito lateral izquierdo (tumbada del lado izquierdo).

– Evitar ropa que apriete en el abdomen.

– Reducir la actividad física.

– Evitar el estrés psíquico.

– No coger peso.

– Si el médico lo considera oportuno, podemos recurrir a algún tipo de relajante (siempre bajo prescripción).

Independientemente del tiempo de embarazo, siempre se debe acudir al médico en caso de:

– Expulsión de líquido de la vagina (puede ser la rotura de la bolsa amniótica).

– Contracciones dolorosas o que aumentan en intensidad.

– Contracciones persistentes , que no ceden ante el reposo.

– Molestias en la micción.

– Moco vaginal sanguinolento.

Foto: Flickr
Referencias: Wikipedia | Medline

Especiales que te interesan:



¡Ya somos más de 70.000 fans! ¡Únete!

Deja un comentario