¿Puedo quedar embarazada si no hay penetración, pero si hay contacto con los fluidos míos y de mi pareja?


¿Puedo quedar embarazada si no hay penetración, pero si hay contacto con los fluidos míos y de mi pareja?

Aunque estadísticamente no es algo muy habitual, la verdad es que el embarazo sin penetración no es un mito en el mundo de la ginecología. Se define como la concepción por impregnación, sin llegar a que haya una eyaculación en la vagina de la mujer.

Una mujer puede quedarse embarazada sin que el hombre la haya penetrado si su semen se deposita en el aparato genital externo, como fruto de juegos sexuales. Esto es aun más probable, sobretodo, en los días fértiles de la mujer, cuando el cuello de su útero es más susceptible a la entrada de espermatozoides.

No estamos hablando de un problema de falta de higiene, en el que el embarazo pueda producirse por contacto con, por ejemplo, un dedo sucio de esperma. Por lo tanto, la creencia de que una ducha puede evitar un embarazo de este tipo es completamente errónea.

Condiciones para un embarazo sin penetración

Cuando hablamos de la posibilidad de un embarazo sin penetración tenemos que ser conscientes de que no es fácil que se de, pero tampoco imposible. Por lo tanto, debemos tener muy claro que tomar precauciones en cualquier tipo de relación sexual es esencial, para evitar embarazos no deseados y contagios de enfermedades de transmisión sexual.

Los ginecólogos advierten que para que se produzca un embarazo por impregnación tiene que producirse, primero, una eyaculación masculina fuera de la vagina de la mujer, pero sí que en la zona más cercana de su aparato genital externo. Además, ella tiene que estar en sus días fértiles, para que se formen vías de ascenso por las que los espermatozoides puedan subir más fácilmente para fecundar un posible óvulo que se encuentre en las Trompas de Falopio, preparado para una posible concepción.

El mito de los embarazos sin sexo

A la hora de hablar de embarazos sin penetración, lo que si debemos dejar muy claro es que la concepción nunca se puede dar si no ha habido algún tipo de sexo entre la pareja, aunque no hayan sido relaciones sexuales completas.

Es decir, se debe desterrar el mito existente alrededor de historias de embarazos producidos en mujeres que se hayan sentado en un wáter sucio. Siempre tiene que existir un juego sexual previo en el que el pene contacte con los genitales femeninos y eyacule cerca de la zona vaginal.

Cuanto vive un espermatozoide

A la hora de valorar la posibilidad de que se produzca una concepción por impregnación, hay que tener en cuenta cual es la vida útil de los espermatozoides que deben provocar ese embarazo.

Los médicos calculan que los espermatozoides pueden vivir alojados en el cuello del útero por lo menos seis días, con capacidad para fecundar un óvulo. Además, existen una serie de espermatozoides llamados de migración tardía, que se desplazan posteriormente desde un coágulo de semen formado en el mismo cuello del útero, y que son los que tienen más capacidad de fecundación, incluso pasados los seis días.

Por lo tanto, teniendo en cuenta estos datos, podemos deducir que si un hombre eyacula en la parte externa de los genitales femeninos, en un momento en que la mujer esté especialmente húmeda, es posible que algunos espermatozoides se deslicen aprovechando los flujos hasta el cuello del útero, y estén preparados para fecundar.

Foto: Flickr


Referencias: Wikipedia | Medline

Especiales que te interesan:



¡Ya somos más de 70.000 fans! ¡Únete!

Deja un comentario