Problemas de aprendizaje

Los padres a menudo se preocupan cuando su hijo tiene problemas de aprendizaje en la escuela. Hay muchas razones para el fracaso escolar, pero una común es una dificultad específica de aprendizaje. Según las estadísticas, éstos problemas afectan al menos a 1 de cada 10 niños en edad escolar.

A menudo, estos niños suelen tener dificultades para seguir instrucciones y concentrarse.

Otros, son también hiperactivos, se muestran incapaces de permanecer quietos y se distraen con facilidad.

Se cree que las discapacidades de aprendizaje son causados por una dificultad en el sistema nervioso que afecta al recibir, procesar o comunicar información.


Síntomas de problemas de aprendizaje


Los psicólogos y psiquiatras infantiles, son conscientes de que los problemas de aprendizaje se pueden disminuir con la intervención temprana. Sin embargo, si no se detectan y son tratados a tiempo, los niños pueden sufrir el efecto «bola de nieve» y tener cada vez más y más dificultades. Es fácil la aparición de frustración, problemas emocionales y baja autoestima en el futuro, cuando ha habido ausencia de tratamiento.

Señales frecuentes de problemas de aprendizaje:

-Dificultad para entender y seguir instrucciones.

-No puede dominar la lectura, deletreo, escritura y razonamiento matemático

-Dificultades para distinguir la derecha de la izquierda.

-Dificultad para la identificación de palabras o tendencia a invertir las letras, palabras o números, (por ejemplo, confundir 25 con 52, «b» con «d» o «en» por «no»).

-La falta de coordinación al caminar, al hacer deportes o actividades pequeñas como sostener un lápiz o atarse los cordones de los zapatos.

-Fácilmente se olvidan de realizar las tareas escolares, rompen sus libros, u otros artículos escolares.

-Dificultad para la comprensión del concepto del tiempo; es decir confunde lo que es ayer, hoy y mañana.


Tratamiento de los problemas de aprendizaje de los niños


Un primer paso importante es, entender las dificultades de aprendizaje de los niños y considerar cómo afectarán a su comunicación, la disposición a aceptar la disciplina y a su capacidad de independencia. Tales problemas merecen una evaluación por parte de un experto que pueda evaluar todos los problemas diferentes que afectan al niño. El psicólogo o psiquiatra infantil puede evaluar y trabajar conjuntamente con los profesores de la escuela. Esto incluye hablar con el niño y la familia, evaluar su situación emocional, revisar las pruebas educativas de años anteriores.

El psicólogo o psiquiatra infantil proporcionará recomendaciones sobre escuelas apropiadas, y si es necesario derivarlo a escuelas con servicios de educación especial como las especializadas en terapia del habla-lenguaje o lógico-matemático.

Los padres pueden ayudar a sus hijos en la maximización de su potencial de aprendizaje. A veces la psicoterapia individual o familiar es recomendable para reforzar los vínculos y la unión familiar. Los medicamentos pueden ser recetados para la hiperactividad o la distracción.

Es importante fortalecer en el niño la confianza en sí mismo, que es vital para un desarrollo saludable. Los padres también necesitan ayuda así como otros miembros de la familia, para comprender mejor y hacer frente a las realidades de vivir con un niño con problemas de aprendizaje