Qué hacer cuando sangran las encías de los niños

Qué hacer cuando sangran las encías de los niños

El sangrado de encías es uno de los síntomas más claros de enfermedad periodontal. Este problema bucal se identifica siempre con los adultos, y pocas veces con los niños, pero es también un problema que les afecta muy a menudo en sus formas más sencillas, como la gingivitis.

Una de las enfermedades más habituales en la boca de los niños es la gingivitis crónica. Quienes la sufren ven como sus encías se inflaman, enrojecen y sangran al mínimo contacto. Para evitarlo, hay que acostumbrar a los niños a una rutina habitual de cepillado de los dientes y de uso del hilo dental. Además, es bueno habituarlos a acudir al dentista cada cierto tiempo para recibir un cuidado dental profesional.

Si no se trata a tiempo, la gingivitis puede degenerar en otras enfermedades más graves que también pueden afectar a los niños y adolescentes, entre las que destacan diversas formas de periodontitis.

La periodontitis agresiva afecta a adolescentes y personas jóvenes. Una de las cosas por las que llama la atención es que los pacientes tienen muy poco sarro pero, en cambio, llegan a perder el hueso alveolar.

También se puede padecer una periodontitis asociada a la existencia de otras enfermedades sistémicas. Los niños que padecen diabetes tipo I, síndrome de Down, síndrome de Kindler o el síndrome de Papillon-Lefevre tienen más posibilidades de tener esta enfermedad bucal.

Síntomas de la enfermedad periodontal en los niños

Si a su hijo le sangran las encías, es muy fácil pensar en que padece algún tipo de enfermedad periodontal. De todos modos, hay una serie de síntomas relacionados directamente con este mal que pueden confirmar su existencia:

- el sangrado de las encías en cualquier momento, no solo en el cepillado

- hinchazón e inflamación de las encías, que además se ven rojas y brillantes

- recesión de las encías hasta el punto de dejar muchas veces al descubierto las raíces

- mal aliento constante, por mucho que se haga una higiene exhaustiva de la boca

Herencia genética en la enfermedad periodontal

Los especialistas en enfermedades periodontales han demostrado que este problema pasa fácilmente de padres a hijos, por dos vías: a través de las bacterias de la saliva, y por herencia genética. De hecho, hasta un 30% de la población tiene posibilidades genéticas de llegar a desarrollar uno de estos trastornos en las encías.

La importancia de enseñar a cuidar los dientes

Es muy importante que los padres pongan especial énfasis en enseñar a sus hijos a cepillarse los dientes y usar el hilo dental de manera regular. Establecer buenos hábitos de salud oral hace que se mantengan en la adolescencia, cuando muchos jóvenes no encuentran un especial interés en mantenerla.

Se calcula que las enfermedades periodontales en la adolescencia sufren un importante aumento, debido en parte a la falta de atención en la higiene bucal de los jóvenes, y también por los cambios hormonales relacionados con la edad. Hay que tener en cuenta que el aumento de hormonas sexuales provoca que circule más sangre en las encías, lo que hace que puedan inflamarse, enrojecerse y estar más sensibles.

Qué deben hacer los padres

Los padres que noten como las encías de su hijo sangran deben buscar el diagnóstico de un médico, que les de las pautas para un tratamiento de una posible enfermedad periodontal.

Igualmente, es esencial que acostumbren al niño a un cepillado de dientes que, ya desde muy pequeño, puede ser con una pasta dental infantil. La mejor manera de conseguirlo es convirtiéndose ellos mismos en un buen ejemplo de salud oral.

Finalmente, hay que destacar la importancia de la prevención. Revisar regularmente la boca del niño en busca de sangrado de encías, u otro signo de enfermedad periodontal, es esencial para poder detectar el problema, y controlarlo lo antes posible.

Foto: Flickr
Referencias: Wikipedia | Medline
Entra en nuestra red social para embarazadas y madres:

Entrar con Facebook

Deja un comentario