Cómo poner en práctica la operación “Pañales fuera”

El momento en el que cambias el pañal a tu bebé y lo ves allí recostadito, mirándote con sus dulces ojitos, sonriendo al sentirse limpio y fresco de nuevo es maravilloso, pero llega un momento en el que es necesario darle al pequeño más autonomía y ayudarle a que siga evolucionando.

El abandono de los pañales es un momento muy esperado e importante para los padres, significa subir un escalón más en el proceso de independencia del niño para el cual se necesita cierto grado de madurez tanto a nivel físico como psicológico.

Además supone un alivio para los papas tener una preocupación menos en el cuidado de su hijo y por supuesto un ahorro económico.

NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

¿Qué es necesario para lanzarse a la operación “Pañales fuera”?


El control de esfínteres es la capacidad de retener voluntariamente la evacuación de orina (control de esfínter vesical) y heces (control de esfínter anal). Es un proceso que implica convertir una conducta que hasta el momento ha sido refleja automática en un comportamiento controlado y voluntario. Además el niño tiene que desarrollar habilidades y hábitos que revisten cierta complejidad por lo que cada uno lo hará a su ritmo dependiendo de su madurez

Normalmente los niños logran el control de esfínteres diurno entre los dos y los tres años y a los 5 años ya han adquirido el control nocturno.

Es necesario antes de empezar:

  • Que el niño tenga desarrollados los músculos y nervios responsables del control de esfínteres. En la mayoría de los casos no es posible realizar un control completo antes de los 2 años
  • Confirmar que existen unos conocimientos básicos previos tales como: ser capaz de seguir instrucciones simples (subir y bajar sus pantalones, sentarse, recoger cosas…etc), capacidad o interés por imitar (a sus hermanos o padres), reconocer palabras básicas del esquema corporal, el espacio (arriba, abajo…). Es importante enseñarle palabras clave como “pipi”, ”caca” ,”wáter” ,”orinal”…etc
  • Observar al niño y descubrir señales de micción o defecación : cruzar las piernas, llevarse las manos al pubis, enrojecerse,,,etc para poder preguntarle si quiere ir al orinal cuando empecemos la operación “pañales fuera”
  • Disponer de paciencia, perseverancia y tolerancia. El niño tendrá fallos durante el aprendizaje que puede ser largo y es necesario estar dispuesto a normalizarlos.
  • Nunca debemos: meterle prisa, reñirle, gritarle, compararle con otros niños, ridiculizarlo…etc por no haber controlado su “pis” o su “caca”. Este elemento le hará sentir frustración y nerviosismo, incluso puede hacer que sienta aversión por el orinal y crearle más dificultades en su aprendizaje
  • Conseguir un completo control de esfínteres se logra en un tiempo muy variable de unos niños a otros, hay que saber acompañarle en ello y facilitarle la tarea.

    NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

    Programa para eliminar la necesidad de pañales en los bebés y niños


    CONTROL DEFECAL (se adquiere antes que el control de orina)

  • Al comenzar la enseñanza se puede aprovechar el momento de cambio del pañal sucio, dejando éste en el orinal y señalando al niño que ese es su lugar. Esto favorecerá la asociación entre la deposición y el recipiente.
  • Posteriormente podemos pasar a detectar con rapidez el momento en que el niño está defecando e intentar que haga parte de ello en el orinal, no siempre se consigue este objetivo pero reforzará la asociación entre ambas cosas.
  • Establecer rutinas: crear horarios fijos para defecar, poner al niño en el orinal aunque no haga nada en ratitos de máximo 20 minutos y dejando un espacio máximo de 2 horas hasta el siguiente intento. Se pueden realizar después de las comidas ya que la necesidad es más apremiante
  • Emplear recompensas. Cuando el niño consiga defecar en el orinal elogiarle, mostrar alegría, aplaudir, darle un abrazo, besos…etc o cualquier otro signo que le demuestre que lo ha hecho bien. Poco a poco disminuir la intensidad de estos refuerzos hasta que ya no sean necesarios.
  • CONTROL DE ORINA

  • En la primera fase habrá que centrarse en el control diurno, para ello es necesario quitar el pañal al niño por ejemplo a partir de mediodía y mantenerlo hasta que llegue la noche sin protección.
  • Algunos métodos recomiendan tener varios orinales en las distintas estancias para hacer el intento de llevarlo al recipiente cuando esté haciéndose “pis” encima. Al principio estas fugas son normales y no hay que reñirle por ellas, solo ayudarle con frases como “el pis tiene que ir aquí”
  • Ponerlo en el orinal cada 2 horas aproximadamente para que haga “pis” y alabarlo si lo consigue, conforme vaya aguantando más tiempo sin orinar ir alargando el espacio
  • Si se sale de casa, llevarlo al orinal antes de salir y no ponerle pañal, llevar varias mudas por si tiene un escape y controlar el tiempo que se está fuera de casa.
  • Progresivamente ir aumentando el tiempo que el niño pasa sin pañal (incluir la mañana)
  • Una vez que el niño muestre un buen control durante todo el día podemos empezar a trabajar el control nocturno. Para ello antes de acostarse llevar al niño a hacer “pis”, durante los primeros días puede tener algún escape, si es así, despertarle a media noche para que haga pis de forma consciente.
  • Para ayudarle a retener el “pis” se puede jugar con él a soltar y retener el “pipi” cuando lo esté haciendo en el orinal.
  • Además de lo mencionado, es importante que el niño aprenda hábitos asociados como: levantar y bajar la tapa del inodoro, cerrar la puerta cuando use el WC, limpiarse sin mancharse y tirar de la cadena o pulsador de agua. Todo ello se irá introduciendo en la enseñanza progresivamente.
  • Como se observa, son muchas las cosas que el niño debe aprender, no es tarea fácil y requiere esfuerzo por ambas partes. Los momentos de angustia o situaciones de crisis (por ejemplo los problemas familiares) pueden hacer que vuelva a tener escapes o retrocesos en lo aprendido.

    NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

    Libros y cuentos recomendados para enseñar y ayudar al niño


    Existen algunos libros de lectura para niños que pueden motivarle mientras aprende, es recomendable leer con él algún cuento y hacer alusión a los personajes cuando consiga sus logros.

    Cuentos que tratan sobre el control de estímulos:

  • ¡YA NO LLEVO PAÑALES! Denou, Violeta. Barcelona, Timun Mas 2004
  • ¡FUERA PAÑALES! Watt Fiona. Londres, Usborne 2002
  • ¡CACA! Baxter Incola, Barcelona, Timun Mas 2003
  • ¿ Y DESPUES DE LOS PAÑALES? Borgardt Marianne. Barcelona, Timun Mas 1996
  • ¡PIPI EN LA HIERBA! Bonnio Magali. Barcelona, Corimbo 2002