Test de APGAR: puntuación del recién nacido


No han pasado ni cinco minutos desde que ha llegado a este mundo y el recién nacido ya se ha sometido a su primer examen. Desde que la anestesióloga Virginia Apgar presentó su prueba en los años 50, el test que recibe su nombre es utilizado en gran parte del mundo para valorar el estado del bebé nada más nacer.

La prueba se realiza al minuto y a los cinco minutos desde el nacimiento del bebé, en ocasiones también a los 10 minutos. Es un examen sencillo pero que ha permitido salvar la vida de miles de bebés desde su aplicación ya que a través de unos parámetros se valora el estado de salud del bebé de forma inmediata y efectiva.

¿Qué se valora en el Test de Apgar?

Test de APGAR: puntuación del recién nacido

Las dos veces que se realiza se valoran cinco parámetros, la puntuación del primer minuto mide como ha tolerado el bebé el proceso de nacimiento, a los cinco minutos ya se evalúa su adaptación al medio ambiente y como se recupera del parto, por ello lo normal es que la puntuación sea algo más baja en el primer minuto.

Los cinco parámetros que se miden son Apariencia, Pulso, Gesto, Actividad y Respiración, palabras que además son el acrónimo de su inventora. El estado del bebé en cada uno de ellos se valorará con un 0, un 1 o un 2.

La apariencia mide principalmente el color de la piel esta puede ser toda de color azul, mostrar las extremidades azuladas o un color normal, siendo el cero la coloración totalmente azulada y el 2 la apariencia normal. El pulso mide el latido cardíaco, que va de inexistente a más de 100 pulsaciones, que sería lo normal. Con el gesto se miden los reflejos y la irritabilidad que muestra el recién nacido, puede ser que no reaccione a los estímulos, que muestre un llanto débil o que sea más enérgico. Este parámetro se completa con el de la actividad o tono muscular habrá un movimiento activo, débil o nulo. Por último hay que observar su respiración si es más débil o más fuerte.

Interpretación de los resultados del Test de Apgar

La suma de estas puntuaciones ofrece el estado de salud del niño, sobra decir que si en todo es cero se puede dictaminar estado de muerte, si se encuentra por debajo del 4 necesitará atención de emergencia y respiración asistida, entre 4 y 6 puntos se requiere una valoración inmediata y seguramente un trabajo de recuperación, entre 8 y 10 puntos el estado de salud del recién nacido es normal.

Hay que tener presente que la prueba realizada en el primer minuto ofrece resultados más bajos, muchos bebés nacen con las extremidades azuladas o tardan más en ofrecer las primeras reacciones, por eso se realiza un segundo test a los cinco minutos. De todas formas una primera puntuación baja ya permite tomar las medidas precisas. Esta es la gran ventaja del método y el motivo por el cual ha permitido reducir la tasa de mortalidad en los 50 años que lleva utilizándose, la valoración inmediata del recién nacido pone en marcha el protocolo de actuación necesaria y que en muchas ocasiones salva vidas en riesgo.

Foto: Flickr


Referencias: Wikipedia | Medline


¡Ya somos más de 70.000 fans! ¡Únete!

Deja un comentario