¿Qué son las células madre?

Las células madre son células indiferenciadas o «en blanco» que se encuentran en el cuerpo humano y que tienen el potencial de convertirse en muchos tipos diferentes de células, que lleven a cabo funciones diversas.

La mayoría de las células en el cuerpo humano se diferencian.

Eso significa que están diseñados para funcionar en un particular sistema de órganos y llevar a cabo una función específica. Por ejemplo un glóbulo rojo está diseñado para transportar el oxígeno, mientras que un glóbulo blanco está diseñado para luchar contra la enfermedad. Estas células diferenciadas resultan del proceso de la división celular de las células madre, como su nombre indica.

Una de las principales características de las células madre es su capacidad de auto-renovarse y multiplicarse, manteniendo al mismo tiempo el potencial de convertirse en otros tipos de células. Pueden convertirse en células de la sangre, el corazón, los huesos, la piel, los músculos, el cerebro, etc.

Existen diferentes fuentes de células madre, pero todas ellas tienen la misma capacidad de desarrollarse en múltiples tipos de células.


¿Qué tipos de células madre existen?


Encontramos tres grandes grupos:

Las células madre pluripotenciales

Éstas células poseen la capacidad de diferenciarse en casi la mayor parte de las células que componen el cuerpo humano. Existen diversas fuentes de células madre pluripotenciales, pero casi siempre se relacionan con las células madre procedentes del embrión humano, encontramos:

Células madre embrionarias en fase de blastocisto: estas células se formarán siete días después de la fertilización, cuando el embrión se encuentre en la fase de desarrollo conocida con el nombre de «blastocisto».

Células madre fetales: estas células madre podrán ser obtenidas pasadas ocho semanas de desarrollo, momento en el que el embrión será considerado un feto.

Las células madre multipotenciales 

Pueden diferenciarse en un limitado tipo de células del organismo que están relacionadas entre sí.

A diferencia de lo que sucede con las células madre embrionarias pluripotenciales, las células multipotenciales no poseen la capacidad de transformarse en diferentes tipos de células. Por ejemplo, una célula madre multipotente de la médula ósea puede convertirse en un glóbulo rojo, una plaqueta de sangre o un glóbulo blanco, pero no en una célula de la piel

No obstante, estos tipos de células madre (multipotenciales) son capaces de dividirse en células idénticas a sí mismas y reparar tejidos orgánicos específicos. Son también muy valiosas.

Podemos encontrar este tipo de células en sangre del cordón umbilical y fuentes de células adultas, tales como la médula ósea o la sangre periférica.

Las células madre totipotenciales

Se encuentran en las primeras fases de desarrollo embrionario, es decir, en el óvulo fecundado por el espermatozoide y tienen la capacidad de crear nuevos embriones que se transformaran en nuevos organismos.


El dilema ético en relación a las células madre


Con respecto a las células madre que se obtienen de un embrión, existe una gran controversia, ya que los investigadores defienden la necesidad de continuar avanzando en su estudio para el desarrollo médico de la humanidad y los defensores de ciertas religiones y asociaciones pro-vida, argumentan que nada justifica la destrucción de una vida humana.

Las autoridades han establecidos regulaciones legales en este tipo de investigaciones, que cada vez arrojan resultados más esperanzadores para el tratamiento de enfermedades graves, hasta ahora sin curación.