El paseo del bebé: ¿cuándo empezar a sacarle en su cochecito?

El pequeño recién nacido parece tan frágil que los papás pueden sentir inseguridad en muchos momentos. Una de las inquietudes más frecuentes, es la conveniencia o no de sacar al bebé a pasear los primeros días, ya que suele existir el temor de que no se encuentre totalmente preparado para ello.

Una de las recomendaciones antiguas era no sacar al bebé de casa hasta tener al menos 15 días de vida, aunque lo cierto es que salvo recomendación del pediatra, el niño puede salir a pasear desde el primer día que ha recibido el alta en la maternidad.

De hecho, es una actividad conveniente no solo para el recién nacido sino también para la madre.

NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

¿Qué beneficios tiene el paseo para el bebé y para la madre?


Los expertos recomiendan el paseo con el bebé como una actividad beneficiosa para su desarrollo así como para la recuperación de la madre. Algunos de sus beneficios son:

– Estimula sus sentidos

– Le permite adaptarse a los cambios de temperatura y de ambiente al experimentar otros entornos

– El sol contribuye en la producción de la vitamina D, muy importante en el desarrollo óseo y prevención del raquitismo

– Ayuda a eliminar la bilirrubina, que produce color amarillento de los bebés

– Para la madre supone un momento de relajación y ruptura de la rutina que facilitará su recuperación y adaptación

NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

¿Qué precauciones se debe tener a la hora de pasear al bebé?


Algunas recomendaciones a la hora de pasear al bebé recién nacido son:

– Clima y momento adecuado: es importante verificar el clima antes de salir de casa así como escoger el horario en que haga menos frío o calor según la estación en la que nos encontremos. Además debemos evitar exponer al bebé directamente a la luz del sol, cubriendo el cochecito adecuadamente y abrigando al bebé con la ropa necesaria, incluyendo un gorrito para su cabeza.

– Evitar lugares con demasiada aglomeración de personas o ambientes muy cargados, ya que el bebé puede excitarse demasiado. Por supuesto, debemos alejar al recién nacido de humos protegiéndolo de ambientes o personas que fumen.

– Duración corta: se recomiendan paseos cortos los primeros días del bebé, tales como dar una vuelta por las inmediaciones o el parque. No obstante si el paseo implica un mayor tiempo fuera de casa, debemos preparar adecuadamente todo lo necesario en su neceser (pañales, toallitas, un chupete, biberón y leche, mantita…etc) y controlar los horarios de sus comidas.

– Utilización del cochecito: a pesar de que los bebés suelen llevarse siempre en brazos, es más recomendable hacer uso del cochecito de paseo en el cual el niño se encuentra más cómodo y con libertad de movimientos. Algunos carritos de paseo permiten la posibilidad de colocar el cuco de forma que la madre pueda ver en todo momento a su pequeño y así disfruten juntos del paseo.

– Por último, no debemos olvidar la importancia del uso de la silla de seguridad para el auto en caso necesario y evitar llevarlo en brazos o en el cuco sin sujeción.