Remedios naturales para reducir la acidez estomacal

Las molestias estomacales suelen ser muy frecuentes durante el periodo de gestación. Y es que, conforme el bebé va creciendo, el útero también va ampliándose, lo que provoca finalmente cierta presión en la zona digestiva y, por consiguiente, puede hacer que el contenido se vaya hacia arriba.

Cuando esto ocurre, el contenido ácido existente en el estómago sube hacia el esófago, provocando una sensación de ardor en el pecho. Es a esto a lo que se le denomina tener acidez o estar indigesto.

Este problema suele aparecer especialmente en la fase final del embarazo, en el tercer trimestre, así como otros problemas digestivos, tales como el estreñimiento o las dolorosas y desagradables hemorroides. Éstas últimas suelen manifestarse por factores de carácter hormonal propios del embarazo, así como por el aumento de peso y sobre todo y en especial, por la presión, que va incrementándose, del bebé en la zona del abdomen.

NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

Es muy frecuente la presencia de la acidez en el estómago durante el tercer trimestre de embarazo


Así, para poner solución a este problema, o al menos reducir la acidez y el malestar digestivo durante este periodo, ante el hecho de que puedan producirse efectos secundarios o el riesgo de que pueda llegar a afectar al desarrollo del feto, los especialistas recomiendan evitar medicaciones o fármacos indicados para estas molestias durante el embarazo.

Pero, como alternativa, hay ciertos remedios naturales que pueden resultar útiles para reducir la ácidez estomacal y que son otra opción para evitar los antiácidos que se prescriben. Así, algunos ingredientes herbarios pueden resultar muy útiles ya que favorecen el mejor funcionamiento de los intestinos, previniendo la aparición del estreñimiento.

NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

Ejemplos de remedios naturales contra la acidez de estómago


Como ejemplos encontramos el bálsamo de limón que es muy conocido por su efecto calmante, que ayuda a mejorar la digestión y es ideal para ciertas cuestiones gastrointestinales. Al igual que ocurre con la Mentha Piperita, una hierba procedente de la menta y con gran tradición en el alivio de las indigestiones, así como de la acidez y las náuseas. Al ingerirla, se relajan los músculos de la zona digestiva, lo que provoca una mayor estimulación del flujo natural de jugos gástricos y de la bilis, provocando que no aparezcan síntomas como la molesta acidez, ya que garantiza una digestión sana.

Asimismo, en las herboristerías suelen aconsejar sobre cómo tomar estos ingredientes, es decir, con qué combinarlos, así como las cantidades indicadas. Sin duda, siguiendo algunos de estos remedios caseros, la mujer podrá disminuir esa molesta sensación de acidez estomacal.