Síntomas de parto (II)


Una de las cuestiones que más preocupa a las embarazadas, especialmente a las que se enfrentan a ello por primera vez, es el momento de parto. ¿Sabré identificar que estoy de parto? ¿lo tendré todo listo? ¿llegaré a tiempo? Son preocupaciones lógicas y es que, cuando una nunca se ha enfrentado a algo así, no sabe como va a reaccionar. Ante todo, mucha calma, aunque cada mujer es diferente y no hay dos partos iguales, sí que existen una serie de síntomas que nos sirven para darnos cuenta de que ha llegado la hora.

Un embarazo normal suele tener una duración de 40 semanas, pero esto no se cumple a rajatabla. El ginecólogo nos ha dado la fecha en la que salimos de cuentas, aunque hay que estar preparadas ya que este momento puede llegar dos semanas antes, una después o incluso más. Es frecuente que en las primerizas la ansiedad lleve a confundir el momento y se realice alguna visita al hospital innecesaria, pero en estos casos y ante el desconocimiento, más vale prevenir que curar. Y es que, en la fase final de embarazo, las molestias que se sufren en ocasiones pueden llevar a pensar que estamos de parto.

Contracciones falsas o de Braxton Hicks

Síntomas de parto (II)

Una de las más habituales son las falsas contracciones de parto, o contracciones de Braxton Hicks, se suelen sentir al final del día y, aunque son dolorosas, no son indicativas de parto. Las podemos diferenciar de las contracciones de parto porque son irregulares, no suceden próximas una de otra. Para diferenciarlas de las verdaderas podemos comprobar el tiempo que pasa entre una y otra. Si estamos de parto se sucederán a intervalos regulares y con una duración de entre 30 y 70 segundos. También se pueden distinguir porque, a diferencia de las verdaderas, estas no aumentan en intensidad, pueden ser fuertes y luego más débiles. Las contracciones de Braxton Hicks suelen desaparecer si se camina o se cambia de posición y además se sienten solo en la parte delantera. Las contracciones de parto en cambio no desaparecen, el dolor empieza en la espalda para pasar después a la parte de delante, es como un agudo dolor menstrual.

Las contracciones

Las contracciones serán el mejor indicativo de que estamos de parto, la mujer puede empezar a sentirlas incluso uno o dos días antes, pero como están espaciadas en el tiempo no se identifican, según vayan aproximándose y aumentando en intensidad seremos conscientes de que ha llegado la hora.

Hay otras señales ante las que podemos estar alerta. El bebé está más bajo, su cabeza se ha apoyado más profundamente en la pelvis, y esto es detectado por la madre. Hay mayor secreción vaginal, transparente o rosada, esto es debido a que el tapón vaginal que aislaba la zona empieza a desprenderse y por último se escapa flujo acuoso, la denominada ‘rotura de aguas’, se produce porque se rompe la bolsa de líquido que rodeaba al bebé durante el embarazo, cuando esto sucede hay que acudir de inmediato al hospital.

Si se presenta alguno o varios de estos síntomas, el parto es inminente, es necesario mantener la calma, estar lo más relajada posible y prepararnos para el trabajo que supondrá traer una nueva vida al mundo, un esfuerzo que merece la pena.

Foto: Flickr
Referencias: Wikipedia | Medline

Especiales que te interesan:



¡Ya somos más de 70.000 fans! ¡Únete!

Deja un comentario