Bajadas de tensión durante el embarazo

Bajadas de tensión durante el embarazo

Hoy trataremos el tema de la hipotensión, o presión arterial que se encuentra por debajo de los niveles normales, durante el embarazo. El peligro de sufrir de hipotensión durante el embarazo es que, cuando la presión sanguínea es más baja de lo normal en la mujer embarazada, producirá que los órganos vitales del cuerpo (el cerebro, corazón y otras partes del cuerpo) no reciban la cantidad necesaria de sangre.


Signos y síntomas de tensión baja durante el embarazo

A continuación, te presentamos los síntomas más comunes de la hipotensión durante el embarazo, para que sepas a qué prestar atención. Entre ellos, se incluyen los mareos frecuentes (que en ciertas ocasiones se presentan junto con la pérdida de consciencia o desmayos), la sensación de debilidad en las piernas y/o rodillas, el adormecimiento en las manos y/o pies, dolores de cabeza frecuentes y sin razón aparente, el cansancio general, la dilatación de las pupilar y el sufrir de visión borrosa y la sensación de vértigo cuando mueves tu cabeza de un lado al otro.

Otro punto a tener en cuenta con respecto a la hipotensión durante el embarazo es la posibilidad de que no sea el problema de fondo, sino que sea un síntoma de que sufres de hipotiroidismo, un desequilibro de la tiroides (una glándula del sistema endocrino que se encuentra ubicada en la parte delantera y lateral de la traquea, y en la parte baja de la laringe).

Si bien el hipotiroidismo comparte los síntomas de la hipotensión, posee un par más que son propios de ésta enfermedad, tales como: un aumento del colesterol, aumento del peso, la caída del cabello e incluso es estreñimiento y/o diarrea.


Especial embarazo semana a semana:


Qué hacer si sufres de tensión baja durante tu embarazo

Por supuesto, lo primero que debes hacer si piensas que sufres de hipotensión durante el embarazo, es visitar a tu médico de cabecera o ginecólogo, para que revisen el nivel de hipotensión en el que te encuentras, puedan descartar otras posibles respuestas a éste problema y, por consiguiente, puedan indicarte cuál es la terapia adecuada a seguir, para que tanto tú como tu bebé se encuentren saludables y no sufran de ninguna clase de riesgo.

Si no tienes tiempo de visitar a tu médico todavía, hasta dentro de un par de días, te recomendamos que te tomes las presión arterial al menos 4 veces al día, y lleves un diario personal donde puedas anotar tu presión sistólica y diastólica, para luego poder mostrarle los resultados al profesional de la salud que te esté tratando, y así puedas ahorrar algo de tiempo con respecto a la realización de exámenes.

Además de las recomendaciones de tu médico o ginecólogo, puedes probar métodos naturales alternativos para controlar tu presión, como por ejemplo distintas clases de té a base de hierbas naturales (como el té verde o el de manzanilla silvestre), siempre bajo control del médico y ginecólogo. Debes tener en cuenta que estos complementos son exactamente eso, complementos para el tratamiento médico.