Con un tratamiento de fertilidad, ¿cómo se previene el embarazo múltiple?

Con un tratamiento de fertilidad, ¿cómo se previene el embarazo múltiple?

La infertilidad es un trastorno mucho más habitual de lo que se conoce a nivel popular. Los especialistas consideran que un 15% de las parejas españolas son estériles o infértiles. Es decir, tienen problemas para concebir y llevar el embarazo a buen término.

Por lo tanto, la necesidad de tratamientos de fertilidad cada vez más efectivos, y más seguros, para la mujer es evidente. De hecho, las investigaciones médicas para conseguir mejores opciones de embarazo son constantes. Una de las tendencias más actuales es la de intentar evitar los embarazos múltiples en las fecundaciones invitro.

Las consecuencias de los embarazos múltiples

Las estadísticas indican que una de cada 4 fecundaciones acaba en embarazo de gemelos. Esto no es un ‘problema’ para la gestación, pero sí que es verdad que hace unos pocos años abundaban los embarazos de trillizos, o aun superiores, en los casos de mujeres sometidas a tratamientos de fertilidad.

La causa de estas gestaciones múltiples era que se consideraba que a más embriones implantados, más posibilidades de concebir. La verdad es que un embarazo múltiple no tiene porque tener consecuencias graves en la futura madre, pero sí que es verdad que conlleva ciertos riesgos, que no hay porque padecer en una fecundación invitro.

Hay que tener en cuenta que una embarazada múltiple tiene más posibilidades de padecer hipertensión arterial, cesáreas o patologías placentarias. Además, los niños pueden tener un peso demasiado bajo al nacer, que ponga en peligro su viabilidad.

La transferencia selectiva como opción

Los expertos en reproducción asistida optan cada vez más por evitar los embarazos múltiples usando la técnica de la transferencia selectiva de uno o 2 embriones, como máximo. El objetivo principal de aplicar esta técnica es que la tasa de embarazos múltiples en reproducción asistida llegue a ser la misma que en los casos de gestación natural, para evitar problemas añadidos al embarazo.

Con la transferencia selectiva de embriones se pretende elegir en laboratorio aquellos embriones que se consideren más viables a la hora de implantarse con garantías de embarazo, e implantar solo éstos. De esta manera, no tienen porqué disminuir las posibilidades de gestación, pero sí de que se consoliden demasiados óvulos a la vez.

Algunos especialistas consideran que esta transferencia selectiva hace que se tengan que hacer más ciclos de tratamiento por mujer y, por lo tanto, puede aumentar el coste económico del proceso de fecundación invitro, pero se ha comprobado que atender a una mujer con embarazo múltiple, con las consecuencias que puede tener en su salud, es mucho más costoso, tanto a nivel económico como de inversión de recursos médicos.

La transferencia selectiva y la estimulación ovárica

Una de las técnicas de reproducción asistida relacionadas directamente con los embarazos múltiples y, por lo tanto, con la necesidad de relacionar transferencias selectivas, es la estimulación ovárica.

Es habitual que se estimule a una mujer, a través del uso de tratamientos hormonales, para lograr que tenga más óvulos fecundables. El problema está en que muchas veces se produce una respuesta excesiva de los ovarios, que llegarán a producir un número de óvulos desmesurado, con alteraciones hormonales y de desarrollo aparejadas. De ahí, la necesidad de una selección previa de embriones viables antes de su implantación.

Foto: Flickr


Referencias: Wikipedia | Medline

Deja un comentario