Causas de los vómitos excesivos durante el embarazo

El primer trimestre de embarazo es el que más riesgo presenta para el embrión que todavía está en un periodo de formación muy primario. Además, suele acontecer uno de los síntomas característicos de la gestación: los vómitos.

Presentar vómitos y náuseas durante el embarazo, es un síntoma totalmente normal y que a pesar de resultar muy molesto, puede mitigarse siguiendo unos sencillos consejos, hasta que desaparecen conforme va evolucionando el embarazo (normalmente pasado el primer trimestre de gestación).

Sin embargo, en algunas ocasiones (en un pequeño porcentaje de mujeres embarazadas) se presentan unos vómitos excesivos y persistentes durante el periodo de gestación que son signo de alarma y de los cuales conviene determinar la causa cuánto antes.

Se ha utilizado el término Hiperemesis Gravídica para definir la aparición de vómitos persistentes más allá del primer trimestre de embarazo, que pueden causar la pérdida del 5%-10% del peso habitual de la mujer y provocar deshidratación e inanición.

Además suelen generar dificultades en la micción y aversiones alimentarias.

Estos vómitos persistentes (o Hiperemesis Gravídica) suelen presentarse con mayor frecuencia en:

– Madres primerizas.

– Mujeres que tienen un embarazo múltiple.

– Cuando en embarazos anteriores se ha presentado el mismo síntoma.

– Madres jóvenes (menores de 24 años).

No obstante, no están determinados claramente los factores que hacen que se presenten estos molestos vómitos.


¿Cuáles son las causas de los vómitos excesivos durante el embarazo?


La causa de los vómitos excesivos o Hiperémesis gravídica, es todavía desconocida, aunque se relaciona con factores como:

– Reacción a los posibles cambios hormonales del embarazo (elevados niveles de la hormona HCG, progesterona y estradiol).

– Mayor sensibilidad al efecto de las hormonas o un deficiente funcionamiento de la glándula suprarrenal.

– Deficiencia vitamínica.

– Debido a una condición psicosomática. Consecuencia de ser un embarazo no deseado o la vivencia de situaciones de estrés o problemas emocionales en la madre. Esta causa no está totalmente comprobada.

Este trastorno suele aparecer en el 1% de los casos, es poco frecuente, pero debido a su gravedad en el feto, es necesaria su detección precoz y tratamiento más adecuado.


¿Qué consecuencias pueden tener los vómitos excesivos durante el embarazo?


Estos vómitos persistentes, pueden convertirse en un trastorno más severo, causando desnutrición y deficiencia en muchas vitaminas y nutrientes necesarios.


¿Qué tratamientos existen para éstos vómitos excesivos?


Durante el primer trimestre de embarazo, se aconseja a la mujer:

– Descansar.

– Realizar comidas frecuentes pero en pequeñas cantidades.

– Evitar las comidas fritas y picantes. También los olores que desencadenen náuseas.

– Existen medicaciones para aliviar las náuseas, aunque siempre han de ser prescritas por el médico especializado, que nos hablará de los riesgos y beneficios. Nunca debemos automedicarnos, mucho menos si estamos en periodo de embarazo.

El apoyo psicológico es una buena opción ante una alteración fisiológica que puede estar generada por algún aspecto emocional o mental de la madre. También, en ausencia de este factor, muchas mujeres necesitan apoyo tras atravesar un periodo largo con vómitos frecuentes.