Hierbas peligrosas en el embarazo

Preparar una tila para relajarnos, beber una infusión de manzanilla o anís para ayudar a la digestión, son algunas de las prácticas más conocidas y empleadas en el día a día.

Muchas personas están acostumbradas a utilizar hierbas naturales para tratar sus dolencias ya que contienen sustancias beneficiosas y diferentes propiedades para el organismo.

Su carácter natural les confiere un atractivo especial a la hora de buscar alternativas medicinales sin efectos secundarios. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas hierbas tienen fuertes propiedades, en algunos casos similares a las de los medicamentos, por lo que deben conocerse muy bien antes de ser ingeridas.

Una hierba tan simple y aparentemente inofensiva como el perejil, para una mujer embarazada, puede resultar peligrosa, debido a su capacidad para provocar contracciones uterinas.

En el periodo de gestación, no deben ingerirse hierbas naturales sin consultar al médico.

NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

¿Cuáles son las hierbas peligrosas durante el embarazo?


El peligro de algunas hierbas reside en su capacidad para provocar contracciones uterinas, sangrado o abortos. No obstante, esto no significa que haber ingerido un poco orégano en una cena, vaya a repercutir gravemente en la salud del futuro bebé. Algunas de ellas requieren cantidades grandes para aumentar sus riesgos aunque conviene conocerlas y ser precavidos en su consumo.

Existen multitud de hierbas naturales, la mejor forma de asegurarse de su conveniencia y la dosis recomendada es la consulta al obstetra, no obstante, algunas de las reconocidas como potencialmente peligrosas son:

– Por su carácter potencialmente abortivo

Colocasia (colocasia esculenta), Matapollo (Daphne gnidium L), la hierva de San Juan (Hyperycum perforatum), El hibisco (hibuscus rosa – sinensis), el sésamo (sesamum indicum), la vinca (vinca mayor), La sabina (Juniperus sabina).

– Por su carácter tóxico

Contenido en Esparteina: Aconito (Aconitum napellus), Escobon, ginesta o gayumba

Contenido en Colchicina: Colquico (colchicum autumnale)

Contenido en estricnina: la nueza (Strychonos nux-vomica)

– Estimulan el sangrado

Angélica, Árnica, Arraclán, Cardo lehero, Chuchupate, Adianto, Damiana, Eucalipto, Epazote, Hierba de cinche, Manaca, Marrubio, Mirra, Milenrama, Ruda, Ruibarbo, Sanguinara, Hierba Lombriguera, Zarzaparrilla.

NUEVO: Accede a nuestro nueva Comunidad y comparte tus dudas y experiencias

Además del tipo de hierba es importante la cantidad ingerida


Además, algunas plantas aromáticas y especias, consumidas en determinadas cantidades, también pueden resultar peligrosas durante el embarazo por su alto contenido en beta – bisaboleno. Entre ellas se encuentran:

– el orégano

– el comino

– la ajedrea

– el jengibre

– el perejil

– plantas aromáticas como la lavanda, el romero, la salvia, la menta piperita, el hisopo, la albahaca, la absenta o ajenjo

– plantas purgantes como la casia u hojas de sen, la frángula o la cascara sagrada

La recomendación general, durante la gestación, es el uso moderado de especias, aceites esenciales y hierbas aromáticas ya que consumidas en grandes cantidades se asocian a riesgo de aborto.

La lista de hierbas naturales peligrosas es más extensa, se han incluido anteriormente las más utilizadas y conocidas.

El médico es el responsable de asesorar a la mujer embaraza sobre aquellas sustancias que pueden aliviar sus dolencias de forma inocua para su salud y la del feto, no se debe recurrir bajo ningún concepto a la automedicación.