Cuida de la piel durante el embarazo

El embarazo es un momento de grandes cambios en la mujer, sobre todo en las hormonas, que pueden afectar a todos los sistemas del cuerpo, incluyendo la piel.

No es raro que las mujeres desarrollen crecimiento del cabello, manchas, áreas de decoloración, y otros cambios inusuales en la piel durante el embarazo.

Si la alteración se presenta en el rostro, se debe actuar con rapidez para corregir cuanto antes el problema.

Para mantener durante el embarazo una piel más sana, clara e hidratada es posible que deba cambiarse la rutina regular de cuidado de la misma.

Algunos de los cambios en la piel que se producen durante el embarazo son los siguientes:


Cloasma


Este cambio en la piel se presenta como un oscurecimiento alrededor de los ojos, la frente, el puente de la nariz y las mejillas. Es conocido como «máscara del embarazo» (cloasma) y aparece en forma de manchas de color marrón o amarillento en el rostro.

Si durante el embarazo, la mujer es propensa al cloasma, puede reducir al mínimo sus efectos evitando la luz solar intensa y usando un protector solar SPF 50.

La pigmentación empieza a desaparecer después del parto cuando los niveles hormonales comienzan a regresar a sus niveles normales, previos al embarazo.


Acné


Muchas mujeres embarazadas, sufren repentinos brotes de acné, sobre todo en el primer trimestre. Se recomienda consultar al médico para aplicar cremas tópicas, lociones o sueros que no presentan indicios de problemas en el desarrollo del feto, en lugar de auto medicarse con pastillas para controlar el acné.

Algunos productos de maquillaje pueden contener ácido salicílico o retinoides y potencialmente podrían representar algún riesgo para su bebé. Es importante consultar siempre a su dermatólogo o ginecólogo sobre los ingredientes de los cosméticos faciales que utiliza con más frecuencia.

Lo mejor en estos casos es mantener la cara tan limpia como sea posible, puede usarse un limpiador facial suave o exfoliantes a base de avena u otros productos naturales, son la mejor opción para abrir los poros y facilitar una limpieza profunda.


Celulitis


Se produce por acumulación de grasa en diversas zonas del cuerpo, sobre todo en los glúteos, muslos y piernas durante el embarazo. Para prevenir este problema lo mejor es:

-Caminar durante media hora a diario y realizar movimientos circulares con el pie, de izquierda a derecha.

-Evitar la ropa ajustada. Conviene vestir cómodamente con prendas amplias y ligeras.

-Mantener una dieta sana y equilibrada. Evitar la sal, comidas grasas y beber abundante agua (2 litros diarios).


Estrías


Las estrías son causadas por el estiramiento de las capas profundas de la piel durante el embarazo y por lo general aparecen como rayas de color rosa o púrpura en el abdomen y en algunos casos en los pechos y los muslos.

Se recomienda el uso de aceites y lociones hidratantes, especialmente aquellos ricos en karité o manteca de cacao y vitamina E, ya que pueden ayudar contra las estrías. Lo idóneo es aplicarlas a diario masajeando la piel después del baño y hasta dos o tres veces al día, haciendo hincapié en zonas como la barriga, los pechos y los glúteos.